Construyendo y deconstruyendo la vida- Un paradigma para la orientación del siglo XXI

La nueva organización social del trabajo de comienzos del siglo XXI, plantea una serie de interrogantes y desafíos a los especialistas que se proponen ayudar a la gente a desarrollar sus vidas de trabajo. Dada la mundialización de las prácticas en orientación, hemos decidido abordar estas cuestiones en un foro internacional para posteriormente formular respuestas que puedan resultar potencialmente innovadoras. Este abordaje permite evitar las dificultades que suscitan la creación de modelos y métodos en un determinado país intentando luego exportarlo a otros, donde deben ser adaptados para ser utilizados.

Este artículo presenta el primer resultado tangible de esta colaboración: un modelo y métodos de acompañamiento de las personas. El modelo « Construir su vida » (life designing), destinado a intervenciones de acompañamiento en orientación, se basa en cinco presupuestos relativos a las personas y a su vida de trabajo: posibilidades del contexto, procesos dinámicos, una progresión no lineal, perspectivas múltiples y configuraciones individuales. A partir de estos presupuestos hemos construido un modelo contextualizado, basado en la epistemología del construccionismo social, reconociendo en particular que los conocimientos y la identidad de un individuo son el producto de interacciones sociales, y que el sentido es co-construido, por la mediación del discurso. El marco general “construir su vida” para la consulta implementa las teorías de la construcción de sí (Guichard, 2005) y de la construcción de las trayectorias profesionales (career construction, Savickas, 2005), que describen las conductas de orientación y su desarrollo. Por lo tanto, este marco está estructurado para ser holista, contextual, preventivo y para abarcar toda la vida.
Construir su vida: un paradigma para la orientación del siglo XXI
Como resultado de la internacionalización de la orientación, los especialistas de este dominio han estado, en distintas partes del mundo, examinando la validez transnacional de sus teorías y de sus técnicas. Esta reflexión se ha efectuado en contextos de la mundialización de la economía y de rápidos avances de las tecnologías de la información.

Las discusiones sobre los modelos y métodos utilizados en las intervenciones en orientación en el siglo XX, han puesto en evidencia que se precisan nuevos enfoques para responder a las necesidades de las personas que viven en las sociedades del conocimiento del siglo XXI

Los individuos de las sociedades del conocimiento de inicios del siglo XXI deben tomar conciencia que sus preocupaciones de orientación y vida profesional, son elementos de un conjunto mucho más vasto de cuestiones relativas a la manera de vivir su vida en un mundo postmoderno dominado por una economía globalizada, que se sostiene en la tecnología de la información.

Por ejemplo, la cuestión del equilibrio entre las actividades y relaciones de trabajo por un lado, y las de la vida familiar por el otro, deviene un elemento importante en la reflexión de las personas que se interrogan sobre sus competencias y sus aspiraciones.

Una de las consecuencias mayores de las interconexiones entre los diferentes dominios de la vida, es que no podemos más hablar con seguridad de “desarrollo de la carrera” ni de “orientación vocacional”. Es necesario más bien considerar las “trayectorias de vida” en el curso de las cuales los individuos diseñan y construyen progresivamente su propia vida, incluyendo su trayectoria profesional. Ya no son solamente los adolescentes quienes son confrontados a la cuestión mayor: ¿Que voy a hacer de mi vida? En la actualidad esto se plantea a toda persona que deba hacer frente a una serie de transiciones mayores en su existencia, ocasionadas por cambios en materia de salud, empleo o relaciones íntimas.

Responder a esta pregunta sobre la construcción de su vida conduce a consideraciones éticas relativas a los principios que proporcionan referencias para orientarse en la existencia y para identificar lo que hace que la vida sea digna de vivirse (Taylor, 1989). Como lo ha observado Parker (2007): « Detrás de cada acto autobiográfico, se encuentra un «si mismo» para quien ciertas cosas tienen importancia y son prioritarias en relación a otras.

Tales consideraciones éticas sobre el diseño y construcción de la propia vida no son nuevas. Es probable que a principios del siglo pasado ya estuviesen presentes en las reflexiones de los jóvenes sobre sus elecciones ocupacionales. Sin embargo, en nuestra sociedad actual, las consideraciones éticas tienen una mayor prioridad psicológica.
En primer lugar, los individuos actualmente se ven obligados a reflexionar sobre lo que tiene más importancia para ellos, porque, como lo señaló Giddens (1991, p. 33-34): «el individuo se siente desposeído y aislado en un mundo en el cual faltan los apoyos psicológicos y el sentimiento de seguridad que procuraban ambientes más tradicionales » Esta pérdida de referencias establecidas vuelve necesaria la reflexión sobre la dirección que se quiere dar a su vida. En segundo lugar, las personas son cada vez más conscientes de los nuevos riesgos que nuestro modo de vida actual nos hace correr (Giddens, 1991). Teniendo en cuenta estos dos fenómenos, parece crucial que los especialistas de la orientación intenten construir modelos contextualizados. Los individuos que participan en el proyecto personal de construir su vida pueden utilizar estos modelos para comprender su propio contexto y afrontarlo.

Reenfocar los objetivos de las intervenciones de acompañamiento en orientación.
Las nuevas relaciones entre el trabajador y el mundo del trabajo conducen a desarrollar y aplicar nuevos dispositivos que apuntan al desarrollo de las personas. Más precisamente, estas intervenciones de orientación deberían ayudar a los individuos a reflexionar sobre sus « bienes-clave » (Parker, 2007), en relación con el contexto en el cual viven. El objetivo de tal reflexión es ayudarlos a resolver los problemas que pueden plantearse cuando construyen su vida, buscando una correspondencia entre sus necesidades y las exigencias de los contextos, particularmente el del trabajo.

A lo largo de toda la vida. En las sociedades del conocimiento, la vida transcurre fluidamente a lo largo de trayectorias que ya no pueden más predecirse. Cada vida se ha vuelto aun más un proceso individual, todavía influenciado por factores ambientales, pero también construido en gran parte por los individuos. Sin embargo, la construcción de sí mismo está condicionada por la posibilidad de disponer de los conocimientos y “saber-hacer” adecuados. Es precisamente allí que el acompañamiento en orientación a lo largo de la vida comienza a jugar un rol. Un acompañamiento en el desarrollo y en la construcción de su vida debe hacer más que simplemente ayudar a las personas a adquirir competencias para manejar los cambios en curso y las problemáticas del desarrollo. Debería también ayudarlos a determinar por ellos mismos los conocimientos y “saber-hacer” que valoran en su desarrollo a lo largo de su vida, y por lo tanto ayudarlos a determinar “cómo” (el método que consideran necesario), “con quien” (la persona o el especialista que puede sostenerlos ), “dónde”(el ambiente en el cual este desarrollo debería situarse) y “cuando” (el mejor momento para la intervención) podrían adquirir tales conocimientos y “saber-hacer”.
Contextual. En la perspectiva social-construccionista de la construcción de la vida, debe destacarse la importancia del ambiente. Los ambientes pasados y presentes encuentran allí su lugar, así como la interacción de la persona con estos ambientes, y la manera en la que ella los ha observado e interpretado (Young, Valach, & Collin, 2002). La persona debe ser alentada a explorar todos los “escenarios” de la vida donde puede jugar diferentes roles y a utilizar los resultados de esta exploración en el proceso de construcción de sí mismo. Desde este punto de vista, la intervención de acompañamiento en la construcción de su vida debe de ser inclusiva. Todos los roles y ambientes que tienen sentido para la persona encuentran su lugar en esta intervención, donde se elaboran relatos de trayectorias profesionales y se construyen vidas.

Preventivo. La orientación vocacional ya no puede limitarse a intervenir en momentos de transición, ni hacer predicciones o sugerencias basándose solamente en el balance de la situación actual. También deben cumplir un rol preventivo importante. Es necesario actuar sobre los entornos, buscando alianzas y colaboraciones preventivas tempranas.
En el marco del acompañamiento en la construcción de la vida, esto significa interesarse en el futuro de la persona –mucho antes del momento en el que ésta debe hacer frente a las dificultades de las transiciones –de manera tal que sus posibilidades efectivas de elección sean mayores, prestando al mismo tiempo una atención particular a las situaciones de riesgo.
La eficacia de la orientación vocacional seguramente podría ser medida por su capacidad para producir cambios significativos en las “conclusiones” de las historias de vida de numerosos individuos (Soresi, Nota, Ferrari & Solberg, 2008), al acrecentar su adaptabilidad, narratividad, actividad e intencionalidad.
Objetivos de las intervenciones de acompañamiento en la construcción de su vida
El marco general de la intervención de acompañamiento definido de esta manera (a lo largo de toda la vida, holístico, en contexto y preventivo) apunta a ayudar a las personas a acrecentar su adaptabilidad, su narratividad y su actividad.
Mientras que la adaptabilidad es relativa al cambio, la narratividad concierne a la continuidad. Juntos, adaptabilidad y narratividad dan a los individuos la flexibilidad y la fidelidad a sí mismos que les permiten emprender actividades que tengan sentido para ellos y desarrollarse en las sociedades del conocimiento.

Adaptabilidad. El modelo “construir su vida” tiene por objetivo ayudar a los individuos a articular y a poner en práctica un relato del recorrido profesional que sirva de base a respuestas adaptativas y flexibles a tareas del desarrollo, a traumas profesionales y a las transiciones laborales.

Los ayuda a desarrollar su capacidad para anticipar los cambios y su futuro en contextos cambiantes. Los ayuda también a encontrar caminos para realizar sus aspiraciones a través de su participación en diferentes actividades.
En consecuencia, las intervenciones de acompañamiento en orientación para construir su vida tienen por objetivo acrecentar la adaptabilidad profesional.

Narratividad. Todas las intervenciones de acompañamiento en orientación se apoyan en un diálogo entre un orientador y un orientante, con el fin de ayudar a este último a construir y narrar una historia que describa su trayectoria profesional y su vida con coherencia y continuidad. Esta historia debería permitir a los orientantes comprender mejor sus temas de vida, su personalidad ocupacional y sus recursos en materia de adaptabilidad (Savickas, 2005).

Las intervenciones de acompañamiento en orientación para construir su vida ayudan a los individuos a identificar el conjunto de sus formas identitarias subjetivas o sus roles de vida (y sus relaciones), para posteriormente reflexionar sobre cómo algunas de estas formas o funciones pueden llegar a ser centrales en sus vidas, mientras que el resto pueden ser periféricas. En un determinado momento de la vida de una persona, uno o dos ámbitos de vida pueden tener una gran importancia y ofrecerle perspectivas mayores para construirse y construir su vida. Estos roles principales determinan lo que da sentido y cuenta para ellas, en ámbitos que generalmente corresponden a esperanzas mayores.

Al desempeñar un rol en un determinado contexto, la persona se da cuenta que utiliza relatos de acción particulares, que recibe a su vez “feedbacks” específicos, que desarrolla representaciones de sí y de los otros, y también que forma ciertas expectativas relativas a su futuro en ese tipo de contexto.

Así pues, el proceso de acompañamiento en la construcción de la vida si bien incluye la construcción de las trayectorias que corresponden a los roles profesionales, es más general: tiene por objetivo ayudar a las personas a tomar plena conciencia de la manera en que ellas articulan sus roles y sus dominios de vida más importantes (incluidos los que lo fueron en el pasado) en relación con las intenciones de futuro mayores, relativas a uno o más roles. Por lo tanto, los estimula a encontrar maneras de acrecentar sus oportunidades de lograr tales objetivos: definiendo prioridades, identificando posibles apoyos y mejorando sus recursos para conseguirlos.

Abrir chat