En La Adolescencia Se Construye El Futuro A Partir de La Orientación Vocación

Definitivamente, suele ser en la adolescencia, una etapa compleja y desafiante, cuando los jóvenes deben comenzar a elegir su futuro. Es decir, a construir su identidad social, de allí la importancia de la orientación vocacional.

Esta labor inevitable, les resulta difícil, porque este proceso tiene indiscutiblemente que emprenderse en plena crisis de la pubertad. En Espacio Aladelta, nuestros talleres de Orientación vocacional brindan herramientas efectivas para abordar con éxito esta singular transición.

Claro está que dicha crisis, obviamente implica considerables cambios personales, tales como inseguridad, deseos de independencia, alteraciones continuas de intereses, entre otros factores; los cuales comienzan a complicar dichas elecciones. Estamos hablando de un sujeto inmaduro; no solo desde el punto de vista vocacional, sino también en el ámbito de toda su personalidad. 

No obstante, el joven debe decidirse, procurando que la elección le permita alcanzar un nivel óptimo de satisfacción individual, de adaptación y de compromiso social. La elección conforma, crea el destino personal, proporcionando plena seguridad. 

La Orientación Vocacional Es La Clave 

Múltiples teorías han procurado esquematizar los factores que inciden en la elección de los estudios y en consecuencia, la profesión, ubicando las causas. Por ejemplo, fuera del control del individuo, en el ambiente, en el individuo o en la economía. 

Pero lo que debería ser relevante, es que la elección vocacional o profesional tiene que ser un proceso dinámico y continuo, el cual comienza en la infancia, se delimita en la adolescencia y se articula a lo largo de toda la vida adulta. 

En este proyecto, que es un trayecto, influyen elementos individuales como sociales que van formando la identidad vocacional y laboral. En nuestros talleres sobre orientación vocación trabajamos en la identificación de un “mapa de competencias”, lo ponemos en perspectiva y equipamos con alas a quienes se animen a dar un salto en sus vidas.

Motivaciones Inconscientes Que Abren El Camino

Es interesante saber que el inconsciente está básicamente constituido por representaciones de instintos, los cuales buscan hacerse conscientes; pero se inhiben debido a unos mecanismos de defensa que los censuran. 

Bien sea por asociaciones o por hechos que le ocurren al sujeto, algunas de esas representaciones afloran a la conciencia a través de la proyección, la condensación, el desplazamiento y; algo de suma importancia, el mecanismo más vinculado a la elección de la profesión: la sublimación. 

Este es un  proceso a partir del cual el sujeto satisface pulsiones desviándolas hacia fines culturalmente elevados y socialmente positivos y aprobados.

En el impulso vocacional del joven también juegan un rol decisivo, además de la edad, el entorno familiar y cultural, su organización afectiva, las condiciones económicas, entre otras. A estos efectos, la orientación vocacional permite encontrar el equilibrio entre dos mundos: el personal o interno, relacionado con las motivaciones inconscientes y el externo, vinculado con lo que el sujeto dice querer hacer.

Varios Roles, Varios Caminos

Generalmente, y haciendo énfasis en la importancia de la orientación vocacional, los adolescentes eligen su profesión y su rol social de varias maneras posibles:

  1. Explorando seguridad personal: someten su identidad a la de los padres, grupo, familia, amigos para no generar conflictos. Vale decir, el adolescente será lo que otros decidan por él.
  2. Buscando la manera íntima de expresar lo que uno vive y percibe del momento histórico y del grupo en donde se encuentra, sin perder la mismidad.
  3. Posición individualista: asumir el rol al margen de la realidad.

Resulta sumamente importante que los conflictos entre instancias que reflejan confusión y discontinuidad entre lo real y lo psíquico, sean manejados a niveles conscientes. Esto, con el objeto de evitar sentimientos de culpa, fracaso; debido, quizá, a una elección que responde a un intento de compensar situaciones de malestar y frustración vividas en la primera infancia y que no han sido resueltas.

Motivaciones Conscientes Que Despejan El Rumbo

Cuando abordamos el tema relativo a la elección de la profesión, debemos considerar las posibilidades reales del sujeto. Pues tanto los padres como la sociedad, tienden a presionar hacia profesiones y estudios para los que el adolescente no parece estar capacitado. 

Esta actitud no hará sino disminuir su autoestima y sumirlo en un terrible sentimiento de fracaso. Ellos tendrán la sensación de estar perdiendo el tiempo, dejarán de esforzarse, viéndose incapacitados.  

Ciertos padres, en otra dirección, subestiman a su hijo, impidiéndole hacer unos estudios para los que está capacitado y motivado. Entre ambas actitudes, el orientador debe evaluar las capacidades del joven, sus intereses, sus aptitudes, sus motivaciones inconscientes, entre muchos factores.  

Entre las motivaciones conscientes que habría que percibir, se encuentran las actitudes, las cuales son una tendencia o predisposición adquirida y relativamente duradera de una persona.  En una orientación social, es la inclinación subyacente a responder de manera favorable o desfavorable.

¿Qué Se Puede Diferenciar En Una Actitud? 

1. El componente cognitivo: aplicado a la elección de estudios o profesión sería la percepción de la situación laboral, las asignaturas, horarios, remuneración, etc.

2. El componente afectivo: los sentimientos y pensamientos que el trabajo o estudios despiertan en el sujeto.

3. El componente conductual: tendencia o disposición a elegir tal trabajo o estudios.

El Papel De Las Aptitudes 

Las aptitudes que se pueden observar en lo que respecta a la elección de estudios o profesiones serían:

1. El intelecto: solo una marcada debilidad mental o psíquica puede impedir llevar a cabo la mayor parte de aprendizajes profesionales o académicos. Todo ello incluye comprensión y fluidez verbal, habilidades numéricas, espaciales y mecánicas, razonamiento, memoria, percepción y atención.

2.  Capacidades Psicomotrices.

3. Capacidades físicas: para profesiones en las que el aspecto corporal y la resistencia física son importantes. 

4. Capacidades sensoriales y artísticas: vista, oído, sentido kinésico, gusto, olfato, etc.

5. Habilidades manuales: manipulación simple, coordinación bimanual, etc.

Los Intereses Detrás De Las Habilidades O Viceversa 

Los intereses pueden definirse como la atención específica hacia un objeto, al cual se le atribuye un valor subjetivo. Las aptitudes, así como los intereses, son la piedra angular de la elección vocacional, pues en ella hallamos las motivaciones inconscientes, y que se pueden reconocer a través de una buena orientación vocacional para el beneficio del individuo.

Por otra parte, el autoconocimiento permite ir adquiriendo conciencia de la experiencia personal y de las propias potencialidades de una forma más realista, motivando al adolescente a mejorar sus aptitudes y capacidades en la zona de su interés.

De muchos modos, la motivación y los intereses igualmente se vinculan. Los motivos son los que impulsan la conducta y suelen ser inconscientes y tienen su raíz en los motivos y necesidades de carácter emocional y dinámico. Por ello, es vital la orientación vocacional.

Abrir chat
Powered by