¿La Inteligencia Artificial Podría Empeorar O Mejorar El Aprendizaje?

A medida que avanza vertiginosamente este siglo y la tecnología se va apoderando de todos los espacios sociales y privados, la vida cotidiana comienza a tener un matiz distinto. Ahora, percibimos una presencia contundente esparcida en una multiplicidad de saberes y de haceres; cuyo impacto es determinante, la inteligencia artificial.

Asimismo, la lógica de los hechos prácticos se articuló sobre la base de un saber absolutamente tecnificado, y la vida comenzó a ser cursada a partir de nuevos esquemas cognitivos.

Desde luego, el uso de las nuevas tecnologías originó un cambio de 180° en todo lo relativo a la enseñanza y a la educación. Una vez instaladas estas nuevas herramientas, los procesos de aprendizaje, con todas sus implicaciones hoy conocidas y aceptadas, tomaron un rumbo que a veces pudiera parecer un tanto incierto; pero llegaron para quedarse.

Digamos que todavía está por verse o vislumbrarse con propiedad, cuál es el alcance cultural de semejante transformación; cómo serán, en el mediano y largo plazo, los efectos prácticos de dichas herramientas en el contexto de un mundo abrumadoramente digitalizado.

La Inteligencia Artificial Y El Aprendizaje

De muchas maneras, se ha abierto un interesante debate en torno al tema de la inteligencia artificial y su incidencia en el ámbito de la educación. Por tal motivo, es un debate que implica cuestiones de naturaleza formal, ética, cognoscitiva, política e, incluso, religiosas; pues casi todo hoy en día parece estar atravesado y penetrado por el influjo poderoso de los medios digitales.

Muchos estudiosos de este fenómeno ya se han atrevido a formular teorías, conceptos y predicciones dignas de tomarse en cuenta o, en su defecto, observadas desde puntos de vistas muy críticos. Algunos, más conservadores a este respecto, insisten en mostrar sus reservas aduciendo que ello podría desmejorar la educación. Y existen otros, más optimistas, que apuestan al éxito inevitable de sus recursos.

En cualquier caso, este debate parece estar apuntando hacia un punto de no retorno, es decir, la utilización de la inteligencia artificial afecta, de muchos modos, todas las prácticas educativas. Entonces, la pregunta sigue rondando. ¿Puede la inteligencia artificial empeorar o mejorar el aprendizaje?

Quisiera señalar, en este sentido, que cualquier persona que pertenezca al mundo del e-learning, entiende con claridad que la educación no termina con la adquisición de un título. Así que, la tecnología, en la actualidad, se ha convertido en una parte inevitable y funcional de la vida diaria; puesto que la misma nos facilita prácticamente todos los aspectos claves de nuestra vida cotidiana, vale decir, consumo masivo, bancos, entretenimiento, ciencia, informática y cualquier gestión impulsada mediante la inteligencia artificial.

¿La Inteligencia Artificial Optimiza El Proceso De Aprendizaje?

Las virtudes, si se puede llamar así, que la tecnología nos ha estado transfiriendo son extraordinarias e innumerables. Por ello, este rápido ritmo de avance tecnológico significa que cualquier persona con conocimientos tecnológicos, necesita tomar lecciones permanentemente o, incluso, cursos completos; para tratar de mantenerse actualizado en estos dominios exigentes. 

Ya es habitual escuchar que una persona que no esté al día respecto al manejo de las últimas tecnologías digitales, puede considerarse caduco y hasta excluido. Sobre todo para aquellas que llegaron un tanto tarde por razones de edad y comprensión. Quizá por esto, el aprendizaje se ralentiza enormemente o se dificulta en un grado tal que perjudica sus oportunidades reales de empleo.

Por tal razón, la mayoría de la gente pasa mucho tiempo investigando soluciones a los problemas. Según una encuesta realizada recientemente, el promedio de trabajadores invierte hasta el 50% de su jornada laboral en encontrar las soluciones a sus problemas. Aunque la inteligencia artificial –no lo pongo en duda- puede ayudar; sin embargo, no creo que suplante a las personas en el procedimiento de aprendizaje.

Las Emociones Humanas Escapan De La Inteligencia Artificial

No dudo que un determinado sistema de inteligencia artificial tal vez sustituya algunas ocupaciones que incluyen ciertos procedimientos tediosos; sin embargo, se utiliza, en su mayor parte, para ayudar a los individuos a cumplir con sus responsabilidades.

El aprendizaje electrónico corporativo, por ejemplo, es útil cuando se ejecuta desde la perspectiva de la inteligencia artificial; pero de escaso valor cuando se requiere evaluar, comprender y pensar a propósito de la vida emocional de los seres humanos.

¿De qué manera, insisto, está transformando el aprendizaje electrónico el sistema educativo? Además, ¿por qué es el aprendizaje electrónico tendría que ser el siguiente paso correcto? La innovación en ciencia y tecnología ha cambiado la percepción y la visión  de las personas.  Sin embargo, lo que ha permanecido inalterado ha sido nuestro sistema educativo y cómo se pueden satisfacer las demandas académicas de un estudiante en un aula.

Por consiguiente, cada aula se compone de estudiantes que tienen diversas dimensiones de desarrollo y estilos de aprendizaje y, en adelante, necesidades educativas extraordinarias.

Por ejemplo, una persona sin estudios podría desempeñarse bien en temas teóricos; sin embargo, la misma no sería tan buena en cuestiones numéricas. Es evidente, en este orden, que dos estudiantes necesitan una consideración única, exclusiva en cada caso, para que puedan desempeñarse tomando en consideración sus habilidades individuales.

La Vida Traducida En Puros Algoritmos

Tal vez una de las bondades de dar a las máquinas la posibilidad de elegir el límite de estudiantes, es que pueden procesar mucha información con precisión. No obstante, un ser humano todavía no ha hecho los parámetros sobre los cuales se hace esa estimación.

Sin embargo, no sería propio castigar a los educadores con evaluaciones de baja ejecución que dependen de una escala emocional; si sus estudiantes han aumentado los encuentros de aprendizaje extraordinarios. Lo que pudiera hacer la Inteligencia Artificial en esta situación, a pesar de ello, es que puede dar un poco de conocimiento en grandes ensayos de instrucción.

Si partimos desde la perspectiva de los estudiantes no talentosos en el lenguaje, el simbolismo visual puede mejorar el control de las fuerzas utilizando conexiones espaciales entre los artículos y sus tamaños relativos. Asimismo, la información comprobada de inteligencia artificial podría capacitar al estudiante para saber dónde permanece con respecto a los resultados de aprendizaje caracterizados.

La Vida Laboral Y La Inteligencia Artificial

Si tomamos en cuenta este hecho desde una visión empresarial y laboral, la inteligencia artificial descubre aplicaciones en la selección de currículos y clasifica a los aspirantes por capacidad. También se puede utilizar para anticipar qué competidor tendría éxito en un trabajo asignado. Por consiguiente, los programas de inteligencia artificial se utilizan para etiquetar, componer y mirar hacia afuera el contenido al nombrar las características de una imagen o video.

Finalmente, es la capacidad de introspección lo que definitivamente proporciona a las personas la ventaja sobre las máquinas. Si bien es casi seguro que la inteligencia artificial puede mejorar la rentabilidad y mejorar las tareas mecánicas, no puede aprender sin comprender.

Abrir chat
Powered by