¿Se Necesitan Ciertas Aptitudes Para Estudiar Danza, Teatro, Música O Artes Plásticas?

Es importante considerar que para lograr ciertos éxitos notables, alcanzar una noción aceptable de la felicidad, conquistar un marco comprensible de sabiduría y poseer una mente capaz de percibir espacios y mundos sensibles y creativos, podríamos, como alternativa legítima, desarrollar ciertas aptitudes para estudiar danza, teatro, música o artes plásticas.

Tener aptitudes artísticas significa, indiscutiblemente, manifestar una fuerte inclinación vocacional hacia las mismas. Y, más allá de los pragmatismos que se imponen, las artes pueden ser un medio valedero para ganarse la vida, la admiración y el respeto de los demás.

Sin duda alguna, se puede deducir que desarrollar nuestras habilidades y potencialidades artísticas, es una condición imprescindible para satisfacer y fortalecer, en muchos planos,  nuestras necesidades culturales, personales, emocionales, sociales, mentales, espirituales, materiales y existenciales.

Vale decir, desde esta perspectiva, que dentro del contexto de nuestras prioridades, se puede tener, sin contradicciones, la legítima y valedera opción de cultivar nuestras capacidades artísticas con el inmediato propósito de disfrutarlas y ejercerlas libremente; mientras, en consecuencia, se configuran agradables sensaciones tangibles e inmateriales insertadas dentro de ese “artista” que podemos llevar muy adentro y el cual está deseoso por darse a conocer.

Se trata, desde luego, de brindarnos satisfactorios y llamativos resultados en el ámbito de nuestra sensibilidad y, por extensión,  alcanzar maravillosos beneficios para nuestras vidas.

En tal sentido, se puede afirmar que sin la práctica de las referidas habilidades artísticas, probablemente nuestras vidas serían metafórica y, en algunos casos, literalmente vacías; porque al elegir una carrera  artística y cultural como la danza, el teatro, la música, el canto, la pintura, la fotografía, el cine y la literatura, estaríamos articulando una muy especial  disciplina, un gusto por la sensibilidad, una aproximación a la  ética y, por extensión, una vital  e inevitable socialización.

¿A Qué Llamamos Arte?

Sin necesidad de introducirnos en el complejo universo de la estética, podemos decir que  el arte es una actividad, una acción, un producto, un servicio y un singular medio con sus respectivas herramientas, cuya finalidad  pretende lograr un efecto estético y comunicativo. Al mismo tiempo, el arte se maneja con ideas, sensaciones, emociones, sensibilidades y una visión humanista del mundo a través de diversos recursos, como los plásticos, lingüísticos, sonoros, corporales y mixtos, entre otros.

Es decir, el arte -su estudio y expresión-  es una parte fundamental de la cultura humana, con una marcada presencia de la idiosincrasia y la existencia de múltiples factores religiosos, morales, estéticos, económicos, políticos y sociales, directamente relacionados  con las ideas y los valores inherentes a cualquier cultura humana a lo largo del espacio y el tiempo.

En términos generales, las habilidades artísticas están enfocadas en las capacidades, inteligencias, técnicas, conocimientos, destrezas, aptitudes y actitudes de las personas en términos del arte mismo, con sus características subjetivas y objetivas, e incluyendo el uso, entendimiento y expresión de una obra producida, con la finalidad de mostrar un concepto estético y comunicativo específico.

Cabe destacar, asimismo, que las habilidades artísticas, por lo común, se manifiestan de manera espontánea durante la etapa infantil (cantar, bailar, dibujar, escribir o actuar), por lo cual, es tarea de los padres detectar vocaciones para apoyar su desarrollo integral. No obstante, de no presentar el niño ninguna habilidad artística espontánea, de igual manera se recomienda estimular, enseñar y orientar para vincular lo artístico con su desarrollo cabal y especializado. En tal sentido, las habilidades artísticas están apoyadas  en los siguientes aspectos:

  1. Capacidad para reconocer y reproducir parámetros estéticos, armónicos y comunicativos.
  2. Aptitud y actitud artística, en términos de interés proactivo por el arte, con facilidad práctica concreta.
  3. Habilidad para utilizar técnicas y herramientas de trabajo manual o artístico, de acuerdo con el área a ser desarrollada.
  4. Inteligencia, práctica, conocimientos, experiencia, compromiso, disciplina y paciencia    para comprender y realizar obras Artísticas.

En este sentido, podemos asegurar que realizar actividades artísticas, implica ejercitar la mente y fomenta en las personas un alto grado de sensibilidad, disciplina y autoestima, conjugadas todas estas en las grandes destrezas que alcanzan a desarrollarse. Por supuesto que dependiendo de la actividad artística que se elija como profesión, los beneficios prácticos, por decirlo así, serán diversos. En todo caso, los mismos existen dependiendo de su funcionalidad, efectividad y resonancia concretas, es decir, la debida resonancia que alcancen en una audiencia, en los receptores de la obra artística. Destaquemos algunos:

La literatura incrementa el conocimiento lingüístico y mejora la capacidad de comunicación de ideas y emociones.

La música sensibiliza el sentido auditivo, genera grata sensación de libertad y de reencontrarse con uno mismo; además, mejora la concentración y la percepción.

La danza fomenta la proactividad, la libertad y el trabajo en equipo; de igual manera, estimula la disciplina, la solidaridad, la agilidad física y mental, introduce la tolerancia, reafirma la cooperación y eleva la autoestima.

 El teatro o las artes escénicas promueven la comunicación  sobre la base de la creatividad corporal, la dramaturgia,  el trabajo en equipo, la integración y la confianza en entornos colectivos.

La pintura, el dibujo o la escultura es un medio específico de expresión de los sentimientos y de la representación de todo aquello que vemos, creemos o imaginamos.

La fotografía y el cine facilitan la expresión de sensaciones, en términos de dejar un singular registro del mundo que nos rodea y queremos mostrar, así como un medio de expresión que revela estados psicológicos y sociales de las personas.

¿Se Pueden Estimular Las Habilidades Artísticas?

Como en casi cualquier disciplina o actividad humana, uno de los principios  más importantes para mejorar nuestras habilidades artísticas, es el estudio y la práctica disciplinada y prolongada, con una mejora continua en sus procesos. Algunas de estas condiciones pueden describirse brevemente:

 Ser perseverante, minucioso, creativo, paciente, intuitivo, disciplinado, honesto, proactivo, innovador, comprometido y persistente, entre otros aspectos.

 Estudiar y practicar adecuadamente técnicas, instrumentos, metodologías, herramientas, escenarios y novedades.

 Investigar, analizar, criticar, proponer mejoras y aprender de las obras de otros artistas, especialmente de los más brillantes, reconocidos y exitosos.

Abrir chat
Powered by